miércoles, 10 de septiembre de 2014

Los sims 4

Llevaba meses en hype, lo reconozco. Desde los Sims1, he sido una fan fan fan de la saga y he llenado mi pc de archivos y más archivos descargados con nuevos muebles, objetos, flores, pinturas de terreno. 
Lo que más me gusta de este juego es, como todos los que me leéis normalmente ya sabréis, construir. 
Por eso cuando vi el "trailer" de los Sims4 me emocioné finamente: parecía que la experiencia constructora iba a ser maravillosa, con mil nuevas opciones y un formato mucho más sencillo e intuitivo para arquitectos emocionados. 
Y así ha sido, claro, pero a costa de eliminar otros muchos elementos importantes del juego.

Porque los Sims4 me deja un regustillo agridulce en los labios: han mejorado algunos aspectos de las ediciones anteriores, pero para ello han tenido que cargarse otros muchos que, francamente, me encantaban. 
Para que os hagáis una idea:


Cosas chachins

-Por ejemplo, la creación de los personajes es ahora brutal. Se puede modificar TODO, absolutamente todo su físico y su actitud, incluída su forma de caminar. Podéis hacer auténticas maravillas y de forma rápida y fácil. 

-Cualquier casa que construyas, cualquier sim que crees, incluso cualquier habitación puede ser compartida con dos simples clicks en la comunidad del juego, para que los demás se los puedan descargar cuando quieran. Asimismo puedes añadir a tus amigos en Origin y ver todo lo que crean y construyen.

-La personalidad de los sims ahora es mucho más realista. Ya no les motivan los deseos, sino las emociones. Dependiendo de su personalidad anteriormente elegida, se sentirán mejor realizando unas u otras acciones y, lo mejor de todo, algunas acciones serán "el detonante" para los estados de ánimo. Por ejemplo, si nos damos una ducha energizante, nuestro sim se sentirá lleno de energía y durante el tiempo que dure tal emoción seremos mucho mejores en los deportes o limpiaremos la casa con más brío.

-El comportamiento de nuestros sims es ahora un poco más consecuente, y nos costará mucho evitar que un sim friki, por ejemplo, se ponga a jugar al Candy Crush Saga con el móvil cada dos por tres. Un sim que se siente contento encenderá la radio para cantar mientras cocina o come, y un sim que se siente romanticón tenderá a ir lanzando besicos amorosos a todo el que se acerque. 

-Ahora las conversaciones entre sims pueden ser de más de dos personas: podemos hablar con muchas personas a la vez en fiestas y reuniones y, además, podemos hacer varias cosas a la vez. Por ejemplo, charlar mientras te bebes un copazo, mientras caminas o mientras cocinas. 

Mi amigo JPalanca y yo en plan selfie choni en el baño

-Las interacciones sociales son ahora casi infinitas. Podemos hacer mil cosas como charlar sobre series frikis, hacerte selfies con tus colegas o alegrarle el día a tu familia a base de contarles chistes de pingüinos. 

-Los sims ya no serán como lemmings caminando hacia el precipicio. Cuando les das una orden, buscarán la forma más racional de llevarla a cabo sin parecer estúpidos. De esta forma, si dos sims que están teniendo una charla tienen que bajar por unas escaleras, no se apelotonarán al principio de ellas ni bajarán de uno en uno, sino a la par, o bien buscarán otro camino por el que quepan los dos.

-Para los constructores hay pocas nuevas ventajas, pero una de ellas es la nueva opción de crear habitaciones como un sólo objeto, como entidad en sí mismas, y poder trastear con ellas, guardarlas, recolocarlas, compartirlas, etc. 

-Otra ventaja en la construcción es la facilidad para añadir paredes o vallas. Con un solo click podemos ponerlas todas, y arrastrando el ratón hacemos las escaleras y paredes más grandes o pequeñas.

-El sistema de iluminación ahora es casi perfecto: las lámparas iluminan más y mejor, y su luz llega incluso a las habitaciones colindantes.

-Visualmente es muy bonito y alegre, y los sims son más realistas y naturales que en cualquier otra entrega. 


Cosas flús:

Los principales afectados por las desventajas de esta edición somos, básicamente, los constructores empedernidos. Porque la mayoría de las carencias se dan a la hora de crear nuestro arte.

-No hay piscinas. No las busques. Y de hecho no se sabe con seguridad si algún día las habrá. Por eso tampoco puedes ponerte ropa de baño.

-No hay sótanos y las casas pueden tener como máximo tres pisos.

-No hay coches, ni motos, ni barcos, ni bicis. A patita.

-No hay jacuzzis. MAL.

-Los barrios son significativamente más pequeños. De hecho para empezar tenemos dos barrios para elegir, y en cada uno de ellos tan sólo tenemos tres parcelas libres para construir. Si queremos hacer más casas, hay que tirar las existentes y encima sin opción de demolición directa, es decir, hay que entrar en el solar y ponerte a derruirlo todo de manera manual.

-Tampoco hay muchos solares comunitarios, ni podemos modificar el mundo.

-No podemos modificar estilos. Cada objeto trae sus opciones de color: si no te gustan, te aguantas.

-No hay opción para mover objetos, (nuestro querido moveobjects) por lo que no se pueden hacer combinaciones mágicas ni crear con verdadero estilo.

-Los cimientos son igual de altos para todo el solar. Y las paredes también, al menos para cada piso. Se acabó el crear casas realistas y modernas a varios niveles.

-El terreno no se puede modificar: todos los solares son planos.

-No hay jardineros ni reparadores ni electricistas: si se te rompe algo, lo reparas tú. Y eso es de pobres.

-No hay restaurantes.

-No hay ladrones. Yo me he pasado varias noches con un ojo abierto a ver si me robaban, y no.

-No hay fantasmas ni enfermedades.

-No hay aliens (¿pero qué invento es este?)

-No hay tiendas de verduras: si quieres algo, puedes comprar directamente desde tu hogar.

-Los trabajos de toda la vida ya no existen y, además, hay que buscar curro por internet porque los periódicos han desaparecido.

-No hay viajes.

-Aunque podemos crear sims modificando mil opciones, la altura no es una de ellas. Por eso un sim adolescente medirá exactamente lo mismo que un Gasol.

-Los sims son muy inteligentes para unas cosas, y muy lerdos para otras. Por ejemplo, pasan un huevo de lo que ocurre a su alrededor; ahora si tu mujer se da el lote con el vecino delante de tus narices, te importa un pimiento. Tú sigues viendo la tele o preparándote un sandwich como si nada.

-No hay niños de menos de 12 años. Lo pongo en cosas flús porque me leen muchas madres.


Aquí está la oveja.


En conclusión: ¿me ha gustado? Sí. ¿Más que los sims 2 o 3? NO. Pero es mi opinión personal, ya que a mí lo que me gusta más es construir y no jugar con el muñequito. Si a vosotros os mola jugar con el sim, verle crecer y mejorar en su trabajo, formar familias y demás, seguramente os encante.

Para terminar, diré que yo no sé si las principales carencias del juego las irán supliendo en futuras expansiones, como por ejemplo las piscinas, los coches o los editores de terreno, pero lo que sí sé es que no me parece nada correcto que una nueva edición de este juegazo no traiga de base cosas que sí que tenían en su lanzamiento la primera, segunda o tercera edición. Y claro, mucho peor me parece que tengamos que pagar por tenerlas, que es lo que me huelo que va a suceder.

Veremos, veremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada